viernes, 20 de marzo de 2009

Cumbres Mayores

Estimados amigos y amigas del buen comer es el turno de analizar uno de los restaurantes más conocidos de Cádiz.

Vamos a ponernos en situación. Circulas por el centro (por Cadi, como diríamos aquí), que te lo has pateado de arriba abajo y llegas a la Plaza Mina y de repente tu estomago grita. Solución, me voy a la calle Zorilla y entro en ese restaurante de madera con una cruz blanca (de la antigua fábrica de cervezas) a tomarme algo. Recibe este nombre puesto que la practica totalidad de sus productos cárnicos proceden de un pueblecito enclavado en la sierra onubense Cumbre Mayores.

El local está decorado en tonos marrones, beige y mucha madera intentado imitar una casita rural con bodega. Todo muy bonito y con gran detalle, se nota la inversión realizada. Destaca lo limpio que esta todo para el trasiego de personas que entran allí.

El restaurante esta divido en dos zonas: la barra propiamente dicha, con sus banquetas y mesitas de maderas altas e incomodas y el restaurante (dos recintos independientes, fumadores y no fumadores tal y como dice la ley). Lo que mas fama tiene es la barra, básicamente por su variedad y precio. Yo os voy a hacer hincapié en algunas de las tapas que he tomado las veces que he pasado por allí, merecen mención el cochinillo, el jamón (directo de Huelva), la urta a la roteña, "el caviar cumbreño" - no os voy a decir lo que es para que cuando vayáis lo pidáis -. En definitiva para ir sobre seguro pedid cualquier producto que proceda del cerdo ibérico que es de calidad suprema. No os puedo decir el precio con exactitud porque pagado haciendo un escote para todo el día bien pero recuerdo que no era caro.

Pero no todo van a ser alabanzas, a este restaurante también he ido a comer por derecho. Sentado, en mi mesita con mi buen vino y mi plato. Y si señores como os lo estáis imaginando con lo buena que es la barra, parece mentira que en mesa te la claven tan bien clavá.

Pero antes de entrar en detalle quiero resaltar una cosa, el servicio, sinceramente creo que es muy mejorable. Contrasta demasiado un encargado tan simpático y agradable con unos camareros tan antipáticos y tan chulescos. La verdad que queréis que os diga las dos veces que he ido me ha tocado el sieso. Una de ellas pedí un entrecot poco hecho y cuando me lo trajeron estaba hecho y frio. Se lo comente al camarero y me dijo, sin mirarme, no no esta frio esta al punto. La segunda vez que fui me volví a pedir un entrecot nuevamente e insistí que estuviera "vuelta y vuelta, que a mí me gusta que suelte sangre". De nuevo me volvió a traer otro hecho y le dije "disculpe pero es que esta muy hecho" a lo que recibí por contestación "yo lo veo bien, esta poco hecho, cuando lo corte lo verá" y se fue. Todavía con la sorpresa de que me volvieran a discutir, corto el entrecot y por dentro hecho como una zapatilla a lo que cuando vuelve le replico "Ve Vd., Esta hecho", a lo que el me responde "que no, que está poco hecho, cómaselo". Y se fue. Sobran los comentarios.

Tratemos ahora la comida, que de eso se trata. La primera vez que fui (allá por principio de febrero) fuimos a comer 7 personas, dispuestos a zamparnos a quien hiciera falta. La comanda pedida fue la siguiente:

- 3 platos de Jamón
- 2 de Guarrito
- 2 de Pollo Frito
- 2 de tomate aliñado
- 7 platos principales (sobre todo entrecot ibérico que es una de sus especialidades
- 2 tartas de queso y 4 profiteroles con chocolate

Todo esto regado con una cerveza para abrir boca seguido de sus 3 botellas de vino tinto. De postre 2 cafés y 7 copas.

Los platos, de tamaño medio-grande y con un sabor exquisito, por criticar un poco, el jamón tenía mucha grasa (pero no es lo normal, el 99,9% de las veces es un manjar) y el tomate aliñado era escaso. Pero lo peor fue el precio… 62 € por cabeza ¡¡¡¡ una desproporción!!!.. No quiero olvidar la tarta de queso que es la "creme de la creme".

En definitiva y a modo de conclusión, la barra muy recomendable puesto que por una cantidad e dinero razonable comes calidad. El restaurante podría estar mejor si no fuera por el precio y los camareros, pero si recomendamos su visita el día que te apetezca comer carnes ibéricas de calidad sin tener que mirar el bolsillo... a Cumbres Mayores.

8 comentarios:

Raul dijo...

Yo he ido tanto a comer en mesa como en barra y recomiendo ambos.

El sitio es muy bonito y tanto para tapear como para comer esta genial.

Charo Barrios dijo...

Sí, pero llevo meses intentando encontrar sitio sin éxito...

Raul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Raul dijo...

Cierto.

La última vez tuve q ir a otro sitio.

Anónimo dijo...

fantastico..muy recomendable. buena relacion calidad-precio

Juan dijo...

Vivo en Madrid y visito Cádiz de forma regular durante todo el año. Este sitio es para mí de lo más recomendable para visitar su barra (Su restaurante 100% deacuerdo con el crítico culinario) En la barra lo primero que te encuentras son camareros profesionales, algo que por lo menos en Madrid se echa mucho, mucho de menos. Las tapas a buen precio y exquisitas. El único punto negativo es la masificación del sitio cada vez mayor. ¿Pero como un madrileño se puede quejar de eso?

Anónimo dijo...

EL OTRO DIA ESTUVE EN CUMBRES Y PEDI LAS COSTILLAS FALSAS Y VAYA VAYA SI QUE SON FALSAS, YO DIRIA QUE SON DE MENTIRA PERO BUENO...
EL SEVICIO PODRIA SER MAS SIMPTICO, SOBRE TODO EL ENCARGADO, EN FIN.. LAS TAPAS EN GENERAL NO ESTAN MAL MI VALORACION ES: REGULAR

Nacho Fraga dijo...

Os dejo unas cuantas recomendaciones más de dónde tapear en Cádiz, a ver qué os parecen: http://goo.gl/UDoxp
Un saludo!


Estadisticas gratis